Asfadec presenta Amicus Curiae a favor de Inredh y Covidefem por la acción de protección presentada por el pastor evangélico

Marcha por las personas desaparecidas recorre las calles del centro histórico de Quito, 2018.

La Asociación de Familiares y
Amigos de Personas Desaparecidas en Ecuador (Asfadec) presentó un Amicus Curiae para la reanudación de la
audiencia de acción de protección en contra de la Fundación Regional de
Asesoría en Derechos Humanos (Inredh) y el Comité contra la Violencia,
Desapariciones y Feminicidios (Covidefem) por compartir en las redes sociales
información sobre la desaparición de Juliana Campoverde, joven de 18 años que
fue vista por última vez el 7 de julio de 2012, en el sector de la Biloxi, en
el sur de Quito. 

La audiencia se realizará este 15 de noviembre de 2018, a las 14:00, en el Complejo Judicial Sur. 

Ver Amicus Curie

Esta acción de protección fue
interpuesta por Patricio C. padre de Jonathan C., procesado por la desaparición
de Juliana, quien asegura que se ha vulnerado los derechos de su hijo y su familia
porque se ha violentado los derechos de libertad y de protección. Además, del derecho
a la integridad física, psíquica, moral y el derecho a la salud; a una vida
libre de violencia en el ámbito público y privado; derecho a la no
discriminación; la práctica religiosa y favorecer un ambiente de pluralidad y
tolerancia; el derecho a asociarse y reunirse; el derecho a la intimidad personal
y familiar; derecho a las manifestaciones espirituales, religiosas y sociales;
y el derecho de presunción de protección y presunción de inocencia.
Frente a esto, señalamos que
Inredh y Covidefem son organizaciones de derechos humanos  que tienen como objeto lograr que se rinda
cuentas de la observancia de las normas relativas a los derechos humanos y
promover que el Estado cumpla con sus obligaciones internacionales en materia
de derechos humanos que ha contraído al ratificar tratados internacionales.
El amicus curiae se basa en la protección de las personas defensoras
de derechos humanos y el apoyo a su labor; instrumentos internacionales de
protección para defensores de derechos humanos; y el derecho a la libertad de expresión. Así le señala María Espinosa, abogada de la Asociación.
En ese sentido, el trabajo que
realiza Inredh en la difusión de información tiene dos efectos: uno, prevención
y la educación tomando dos direcciones: una de formación en materia de derechos
humanos, debida diligencia, verdad, justicia y uso de mecanismos de
exigibilidad para las víctimas; y otro dirigido a población general sobre el
alcance e impactos de este fenómeno, la respuesta estatal y en el caso de que
lleguen a ser potenciales víctimas cuales serían los procedimientos que debería
exigir de manera emergente.
Según la Organización de Naciones
Unidas, en una de sus publicaciones denominada: “Los Defensores de los Derechos
Humanos: Protección del Derecho a Defender los Derechos Humanos, Folleto
Informativo No. 29”, manifiesta: 
“La labor de los defensores de
los derechos humanos a menudo consiste en reunir y difundir información, llevar
a cabo una actividad de promoción y movilizar a la opinión pública (…) también
pueden proporcionar información para potenciar o capacitar a otras personas.
Participan activamente en la facilitación de los medios materiales necesarios
para hacer realidad los derechos humanos (…)”.
Por lo tanto, el hecho de investigar
y hacer públicos este tipo de delito como la desaparición  pueden contribuir a ponerles fin, evitar que
se repitan y ayudar a las víctimas a llevar sus casos ante los tribunales. De
esta manera, en el caso presente no existen lesiones a la honra, intimidad o
integridad de los señores pastores y su familia, por el contario quien resulta
lesionada es nuestra compañera Elizabeth Rodríguez y su familia.
Como familiares y amigos de
personas desaparecidas solicitamos a la jueza que el presente Amicus Curiae sea tomado en cuenta en el
proceso y que esta juzgadora deseche la demanda de acción de protección por
cuanto Inredh y Covidefem no han vulnerado los derechos de libertad y de
protección de los pastores. 
Esta demanda constituye una forma
de hostigamiento y criminalización al trabajo que vienen realizando estás dos
organizaciones en defensa y protección de los derechos humanos y en este caso
particular en defensa de los derechos humanos de las personas desaparecidas
como Juliana Campoverde y de su familia que durante los 6 años de desaparición
han sido continuamente revictimizadas y han estado impedidas de acceder a
derechos de verdad, justicia y reparación. 

Contactos de prensa: 

Isabel  Cabrera, presidenta de Asfadec- 0987182676
Lidia Rueda, secretaria 0995601228
María Espinosa, abogada de Asfadec, 0986338495

Leave a Comment