El corazón de una madre no borra, no olvida

Hoy,16 de enero del 2015, son 20 meses de la desaparición de mi amado hijo Santiago David Romo Córdova. 20 meses desde aquella fatídica noche cuando mi hijo se trasladaba desde la Universidad a nuestro hogar.  Aquella noche mi hijo fue objeto de un robo, por parte del aprendiz de controlador del bus No. 4